A MAN CALLED OVE (EN MAN SOM HETER OVE): FROM SWEDEN TO THE WORLD

No es una película típica de Hollywood, ultrapromocionada y con un elevado presupuesto. Tampoco exhibe un guión efectista para buscar taquilla o apelar a recursos fáciles. Viene de un país, cuya sociedad es juzgada injustamente como fría. Ojalá a partir de ahora, tenga sus premios porque bien los merece este film de origen sueco. En un contexto como el actual, donde la Generación Millennial parece importarle poco el prójimo, excepto si se trata de un celular, la existencia de personas adultas, ya casi ancianas, como Ove, resulta incómoda. De principios sólidos, habituado a hacer su trabajo, responsable de sí mismo, desde la pérdida tanto de su madre en la infancia como de su padre en la adolescencia, enamorado de una única mujer a la que quiso más allá de su muerte, Ove es el espejo de otra generación, que hoy parece ser dinosáurica. Pero la película dirigida por Hannes Holm, sobre la base del libro de Fredrick Backman,  no sólo es la descripción de la azarosa vida de este sueco de postguerra, sino que además, trasunta muchos otros planos de la compleja vida actual: la vigencia del amor, la amistad, la soledad y la envidia, la convivencia intercultural (la inmigrante iraní es otra gran protagonista), la solidaridad vecinal, la frialdad de los sistemas estatales y de salud privada. Valores y principios morales de antaño que ceden paso a otros aunque sin una hoja de ruta que oriente a las viejas generaciones que van quedando atrás. Hermoso film, altamente recomendable.

LA BUENOS AIRES DE HOY, LA ARGENTINA DE HOY

Resultado de imagen para bUENOS AIRES FOTOS de pobreza tormentas

Sensaciones encontradas cuando viajo a la Buenos Aires del primer trimestre de 2017. Entre paréntesis, una ciudad fantástica, fascinante por su variedad e historia, pero que me entristece cuando la veo así.

Por un lado, apariencias de prolijidades, mucho marketing amarillo y verde que simbolizan sensación de orden y estatalidad en una ciudad y un país caracterizados por no reivindicar esos factores: policía nueva, unificada (Federal y Metropolitana); carteles de “perdone las molestias, estamos trabajando por vos”, cada dos cuadras; edificios antiguos por reciclar; publicidad oficial con las obras en puentes y subte; bicisendas coquetas con bicicletas públicas impecables; las omnipresentes grúas que acarrean autos mal estacionados; oficinas burocráticas nuevas y viejas del Gobierno de la Ciudad Autónoma, que conduce el obsesivo tecnócrata Horacio Rodríguez Larreta (ex dirigente de la línea peronista de “Palito” Ortega en los años noventa), el sucesor del ahora Presidente Mauricio Macri.

Pero en enorme contraste con esta imagen de cuasi pulcritud, ni siquiera caminando la turística y extranjerizada San Telmo, pueden disimularse los olores nauseabundos por los calles; la gente durmiendo hasta en los volquetes de basura -algo insólito y realmente desagradable-; mendigos de gran variedad pidiendo ayuda en los semáforos, al borde de la extorsión a los automovilistas; camiones que circulan de modo ilegal por arterias de Puerto Madero, la zona portuaria e inmobiliaria más “chic” de la ciudad; caos vehicular a diario, causados por piquetes de desocupados, de desalojados, de todos los que se consideran despojados por algo, aunque no lo estén, tras 12 años de patrañas publicitarias K, “incluyendo” a todos en su “fiesta”.

Continúe leyendo