UN G20 CON ALGUN ALIVIO ARGENTINO

Pasó el G20 por Argentina, más precisamente por Buenos Aires y está claro, que cobra una dimensión especial, ver juntos a los 20 Jefes de Estado que representan a dos tercios de la población mundial y el 85 % del PBI global. Tanta presencia internacional masiva no se veía en el país desde el Centenario (1910), cuando Argentina era digna de elogio en todo el mundo, recibiendo millones de inmigrantes y convirtiéndose en tierra de oportunidades y progreso.

Claro, muy diferente a ésta Argentina, que venía precedida de la incapacidad para organizar con éxito y en paz, un simple partido de fútbol y a pocas horas del inicio de la Cumbre, el asalto a plena luz del día, a John Kirton, un economista e investigador canadiense, experto en temas como el G20. El “anillo de seguridad” en torno a los lugares, edificios y hoteles, donde se moverían los primeros mandatarios, en la exclusiva zona del Barrio de Recoleta, el más bonito de Buenos Aires; el fuerte operativo con aporte militar extranjero; la interna policial resuelta entre la Nación y la CABA; más el pacto de no agresividad en las protestas anticumbre, con las organizaciones sociales vernáculas, finalmente, revertirían los malos pronósticos y todo se ejecutaría con un cierto orden y tranquilidad, ofreciendo una “cara lavada y hasta maquillada” de una, últimamente, muy degradada, Buenos Aires.

El evento revistió mucho de social y algo de político. El glamour lo aportó la gala del Teatro Colón -aunque descartando otras acciones culturales más clásicas-, más los paseos de la Primera Dama Awada con las esposas de los colegas de su esposo Macri y hubo hasta posibilidades de escapar del protocolo de algunos líderes. Dos ejemplos: el paseo de Macron comprando libros en la librería Yenny-El Ateneo y recibiendo las ovaciones de gente de a pie, que en Francia, extrañará seguramente cuando enfrente nuevamente a los “chalecos amarillos” y la salida nocturna del sábado de Angela Merkel, cenando en la Parrilla Don Julio, como si fuera una ciudadana más, disfrutando de la libertad civil que los alemanes del este, sus coterráneos, no conocían en la vieja RDA.

En este G20 -un lugar al que entró de casualidad-, la gran preocupación de Argentina, un país sin debate ni rumbo estratégico desde hace décadas, era la redacción consensuada del documento final. Aprovechando al máximo, la capacidad de nuestra nación -por hallarse en una situación geopolítica ideal, dada una serie de ventajas naturales-, para construir consensos globales, Macri ofició de facilitador y ése es el rol que le cabe oportunamente: un buen Jefe de Public Relations –no se le puede exigir otro papel-. Lo logró aunque no puede desdeñarse el arduo desempeño de una vasta gama de diplomáticos y funcionarios que trabajaron con aquel objetivo durante largos meses.

Continúe leyendo

EL PROYECTO SOLAR IMPULSE ES UNA REALIDAD

Estamos en tiempos de Donald Trump Presidente y seguramente, esta era marcará cierto traspié para quienes piensan en términos de calentamiento global y la necesidad de nuevas energías renovables, pero aún así, habría que recordar los avances ya dados en la materia, a lo largo de estos últimos años. Por ejemplo, el Proyecto Solar Impulse, nacido en Suiza en el año 2004.

El año pasado, los pilotos Bertrand Piccard y André Borschberg fueron los encargados de volar un avión propulsado sólo con energía solar fotovoltaica, sin gastar una gota de combustible, durante 17 meses, deteniéndose en 17 ciudades, circunnavegando así el globo terráqueo. Piccard y Borschberg se turnaron para pilotear la nave, que alcanzó su última parada en Abu Dhabi, desde donde habían partido en marzo de 2015. El poder del sol les permitió recorrer aproximadamente 43.000 kilómetros. Su aterrizaje final, el lunes 26 de julio de 2016, sucedió un día después del cumpleaños de Amelia Earhart, la primera mujer que voló sóla a través del Atlántico en 1932.

Según National Geographic, el trayecto más largo que recorrió Solar Impulse fue de 8.924 kilómetros, desde Nagoya, Japón, hasta Hawaii, Estados Unidos, y duró 118 horas. Este trayecto le dio al citado piloto Borschberg, el récord mundial del vuelo ininterrumpido en solitario más largo.

Continúe leyendo