EL MORUMBI NO TE MATO, COLON!!!

Fue una hazaña. Pero tal como lo planteó de manera realista e inteligente, conciente de nuestras limitaciones, Eduardo Domínguez -se nota el sello de su yerno Carlos Bianchi-, el libreto para neutralizar a un Sao Paulo (SPFC) más peligroso, se cumplió a la perfección por la enorme concentración y disciplina de los jugadores “sabaleros” -Colón fue astuto hasta en algunas jugadas puntuales como el choque entre el capitán Guillermo Ortiz y Diego Souza-.

Podíamos ir ganando ya en el primer tiempo, con la gran oportunidad que desperdició debajo del arco, el debutante Erik Godoy, pero luego en el segundo, la cancha se inclinó hacia el lado paulista y sufrimos algunos revolcones y hasta el travesaño lo salvó a Burián de una indecisión propia en plena área chica. Después, el zapatazo de Fritzler que se desvió en la espalda de Hudson, “abrió el placard” para que ya ningún tricolor pudiera empatar hasta el final. Así se consumió la victoria más importante en la historia de Colón de Santa Fe, equiparable o incluso superior a la lograda con el Santos de Pelé, terminando con dos invictos: el reciente de 11 partidos del Sao Paulo del uruguayo  Diego Aguirre en el Morumbí (35.000 torcedores contra 5.000 santafesinos) y el más lejano, de 30 contra equipos argentinos que nunca le ganaron en cancha (sí por penales). El 16 vendrá la revancha pero esta alegría será recordada para siempre por el pueblo colonista.

Los hinchas, los dirigentes  y el equipo antes del partido.

   

La hinchada “sabalera” presente en el mítico Morumbí, el mismo en el que Newell´s de Rosario sufrió una final perdida en los noventa y tuvo que soportar las cargadas de sus primos de Rosario Central hasta hoy. Los periodistas brasileños hacían cuentas y no hallaban otro club argentino que llevara tantos hinchas, un día de semana a Sao Paulo, y menos aún jugando una instancia no final de un torneo continental. Seguramente tampoco hoy son concientes de la página histórica de la que anoche fuimos testigos con nuestro club amado, al ganarle a un SPFC, que en su corta vida (fue fundado en 1930), ya obtuvo 2 Copas intercontinentales (Mundiales de Clubes) en 1992 sobre el Barcelona del búlgaro Hristo Stoichkov y en 1993, sobre el Olympique de Marsella, 3 Copas Libertadores, una Copa CONMEBOL, una Copa Sudamericana, más de 70 torneos brasileños, que nunca descendió, que posee la tercera mayor torcida de Brasil (tras Flamengo y Corinthians) y que tuvo como técnicos al gran Telé Santana, Rubens Minelli, Paulo Autuori y jugadores de la talla de Rogério Ceni, Zetti, Valdir Peres, Cafú, Ricardo Rocha, Pablo Forlan, Diego Lugano, Alex Silva, Miranda, César Sampaio, Toninho Cerezo, Silas, Juninho, Leonardo, Raí, Kaká, Müller, Careca, Luis Fabiano, entre otros.

Esta fue la alineación que disputó el match.

El gol y los festejos del “Polaco” Fritzler y sus compañeros.

El final. Colón había sepultado no sólo sus miedos previos sino la leyenda de los hinchas paulistas sobre el supuesto infierno para los visitantes: “Morumbí te mata”. Esperemos que el mito del “Cementerio de Elefantes” de nuestro estadio, sí funcione el próximo 16 de agosto.

La foto del vestuario triunfador.

El resumen del partido, con el relato en portugués.

“Sao Paulo perdió la cabeza” con Colón. Los sesudos análisis de la TV brasileña, preocupada por un SPFC se “nubló” cuando debió proponer jugar, encontrándose con un equipo argentino que le jugó con armas defensivas impensadas.

La hinchada rojinegra en el Morumbí.

La cobertura de TyC Sports.

Acerca de Marcelo Montes

Doctor y Magister en Relaciones Internacionales. Politólogo. Profesor universitario, área Política Internacional. Analista de la política exterior de la Federación Rusa. Investigador. Columnista de medios de comunicación escrita, radial y televisiva. http://consultoriayanalisisrrii.blogspot.com.ar/ https://twitter.com/marceloomontes
Marcar como favorito enlace permanente.

13 comentarios

Deja un comentario