MI GRAN PASION FUTBOLERA: COLON DE SANTA FE (II)

Jueves 2 de agosto de 2018. Otra fecha invernal histórica para mi Colón de Santa Fe. Así como junio (26) es el mes de recuerdo del hincha “sabalero” yendo en masa al Estadio Mundialista Chateau Carreras (hoy Mario Kempes) de la ciudad de Córdoba, para ver una final de ascenso y julio (29), el recordatorio del triunfo que lo depositaría 1995, en Primera División luego de 14 años de ausencia, esta jornada del octavo mes del año será rememorada como la noche en la que el club que alguna vez venció al Santos de Pelé, jugó por primera vez en su gloriosa historia, en un estadio brasileño como el majestuoso Morumbí (80.000 butacas) contra el gran campeón histórico del país hermano, Sao Paulo. Lo hace en un contexto de algo más de dos décadas donde Colón llegó por fin a lo primeros planos internacionales, tras haber sido dos veces subcampeón a nivel nacional y codearse siempre entre los 5 a 10 primeros de Argentina, durante varios años.

En efecto, a partir de 1995, Colón viviría otra era en la Primera A, la que a su vez, pasó a ser otra categoría, con el debut de los tres puntos en juego, los torneos desdoblados según el calendario europeo y la televisación en directo, entre otras novedades, lo cual hizo que mi presencia en la cancha mermara para reemplazarla por el diván. Colón viviría una hermosa fase de expansión: subcampeones en 1997 y 2000 y clasificaciones a 6 Copas continentales.

Se trata de años hermosos, gloriosos, llevando a la hinchada sabalera a Asunción de Paraguay, Santiago de Chile, Lima en Perú, Barinas en Venezuela y ahora, Sao Paulo en Brasil.  A pesar de no haber conquistado aún campeonatos, su gran desafío pendiente como club dedicado al fútbol, Colón se ha convertido en el número 1 en la Provincia de Santa Fe, superando a los otros tres clubes, dos de ellos, ambos de Rosario, habituados a ser campeones entre los años setenta a noventa. Como si esto fuera poco, Colón ha pasado a tener fama nacional: ya no con el gran campeón mundial de boxeo Carlos Monzón que moriría en un accidente en 1995 pero sí el grupo de cumbia Los Palmeras, el boxeador “Chino” Maidana, el peluquero Roberto Piazza, el relator deportivo Alejandro Fantino y el humorista “Dady” Brieva, entre otros, le dieron al club, una visibilidad mediática que impactó como nunca antes, mucho más allá de las casi pueblerinas fronteras de Santa Fe.

1995 fue el primer año en la A tras 14 años de ausencia. Renuncia Chabay antes del partido de Gimnasia de Jujuy como visitante que perderíamos 1 a 0. Mantuvimos la base del ascenso, ya sin el paraguayo Gabriel “Loco” González pero con veteranos como Roberto “Totó” García (ex San Lorenzo), Claudio “Turco” García (ex Huracán y Racing) y Antonio Vidal González (ex San Martín de Tucumán) más el aporte inestimable de Julio César “Huevo” Toresani (ex Unión pero hincha de Colón) y el uruguayo Marcelo Saralegui (ex Racing).

En el Apertura 1995, debutamos en nuestra cancha, ganándole a Huracán, 3 a 0 y con el gol del “Turco” Claudio García, en otra demostración de “la ley del ex” en el último minuto, debutando el “Gringo” Enzo Trossero en el banco, con Villaverde al lado como ayudante de campo, la vieja gran dupla defensiva del Colón de los setenta. En ese primer semestre, enfrentamos en octubre en la Bombonera, al Boca de Macri, Bilardo, Navarro Montoya, Caniggia y Maradona, perdiendo 1 a 0 en el último minuto, pero trascendiendo a la historia, por la pelea de Toresani con “Diegol”, que regresaba por fin al fútbol argentino. Con la gran actuación de Marcelo Saralegui,  Colón golearía 5 a 1 al Racing de Brindisi, arruinándole la posibilidad de ser campeón.

En el Clausura 1995-1996, Colón se salva del descenso, con la dirección técnica de Ricardo Rezza, ganándole a Boca 1 a 0, con gol de Saralegui -tras un gran centro del juvenil Román- y una gran seguidilla en los últimos tres partidos del torneo, como local a River (1 a 0), Belgrano de Córdoba (2 a 1) y como visitante, a Racing (2 a 0). Tanto el entrerriano “Carucha” Müller como el gran goleador de Pellegrini, Miguel Angel Gambier, serían los héroes de aquellos partidos.

Con un marco imponente, con 12.000 “sabaleros” en las tribunas, volviendo por fin al “Gigante de Arroyito”, después de 15 años de ausencia en la A, el penúltimo partido que vimos con mi papá, como en los viejos tiempos, fue un Central 1 Colón 1, con gol de Rafael “Rafa” Díaz, el mediocampista rosarino, hermano del arquero Leonardo “Batman” Díaz. Lo anécdotico de esa noche, fue que como llegamos tarde al estadio, tuvimos que ir a la platea de Central, donde no pudimos gritar el gol del empate.

En el Apertura 1996-1997, con la dirección técnica de Francisco “Pancho” Ferraro, mejoró notoriamente Colón con la compra del ex puntero derecho de Atlanta, vía la gestión del economista e hincha “bohemio”, Miguel Angel Broda, el talentosísimo Cristian Gastón Castillo, que llegaría incluso a la Selección Argentina. Vimos nuestro último partido, juntos, el 1 a 1, contra Newell´s en la cancha de Central. En una noche de semana laboral, logramos la hazaña de ganarle a Boca en la Bombonera 3 a 2.

El Clausura 1996-1997 fue el gran campeonato de Colón, bajo la tutela de “Pancho” Ferraro: subcampeones del River Plate. Al promediar el torneo, ya íbamos punteros en la cancha de Lanús, ganándole 4 a 3. Le ganamos a Boca 1 a 0 en Santa Fe y por goleada (5 a 1) a ese River de Francescoli y Ramón Díaz, que saldría campeón, gracias a nuestra derrota por goleada con el Independiente de Menotti, 6 a 0 en Santa Fe. Tras 2 años y medio de ausencia en el Centenario, vi el 2 a 2 contra Newell´s de Dalla Libera, con dos goles del “Tuca” Risso, uno de ellos, de “media chilena”. Leo Díaz, el “Negro” Ibarra -el Cafú argentino-, Luis Medero, el uruguayo Samanta Rodríguez Peña, el cordobés Dante Unali, el “Chino” Aquino, Castagno Suárez, Saralegui, Castillo, Muller, el “Loco” Gorostidi, Vivaldo, Uliambre, el “Mono” Gordillo, eran los jugadores recordables de memoria de aquel equipo.

En el Apertura 1997, ya con Jorge Mario Olguín como DT, transcurriría sin pena ni gloria pero llega el “Bichi” Esteban Fuertes y le ganamos a Unión en el último minuto, con gol de Nelson Omar “Pijuí” o “Pitufo” Agoglia. Jugamos la CONMEBOL -hoy Sudamericana- y llegamos a semis perdiendo con el Lanús de Oscar Ruggeri, tras lo cual, Ferraro se va. Clasificamos por el desempate para llegar a la Libertadores. Le ganamos al Independiente del “Tigre” Gareca, en la cancha de Lanús, ya con Orlando Medina en el banco. Fue una madrugada de locura sabalera en plena Avenida 9 de Julio en torno al Obelisco de Buenos Aires.

 

En 1998, empezamos el año pero jugamos la Copa Libertadores con el equipo del “Profe” Daniel Córdoba. Jugamos contra Universitario y Sporting Cristal de Perú y Olimpia de Paraguay del “Loco” González. En el Estadio Defensores del Chaco, con 3.500 santafesinos como asistentes, José Luis Burtovoy, el arquero ataja-penales, se convirtió en el héroe de Asunción. En los cuartos de final, fuimos eliminados por River Plate -nos ganó los 4 partidos internacionales que jugamos, con un arbitraje que todavía hoy se discute. Colón llegó a estar entre los 8 mejores de América. Se repetirá este año o el que viene, gracias a la Copa Sudamericana?

En ese 1998, le seguimos ganando a Unión, esta vez, como visitantes, con goles de Fuertes y Richetti, aunque un año después, un olvidable 1999, donde sólo le ganamos 3 a 0 a Central en Arroyito, perderíamos después de mucho tiempo (1981), con nuestro clásico rival rojiblanco. Por aquel tiempo, el exitoso riverplatense pero hincha de Colón, Hernán Díaz y el “Flaco” Pablo Javier Morant en la defensa, el “Sopa” Aguilar en el medio junto al “Cabezón” Marini más Roberto “Diablo” Monserrat y Marcelo Trimarchi y José Sand que venía como goleador de la reserva de River, ambos en la delantera, se mezclaban en la formación titular.

 

En el año 2000, murió mi abuelo, con quien escuchábamos por radio los partidos de Colón tanto en los setenta como en los ochenta y noventa. Sufrimos el cruel descenso de 1981 y todo el ascenso. El no quería ir a la cancha, porque la había sufrido como policía, yendo obligatoriamente a cubrir la seguridad de los partidos. En ese año, el Colón de Osvaldo Piazza, saldría segundo pero muy recordado por un histórico  4 a 0 al Unión del arquero Oscar Passet y Nery Pumpido como DT. Leo  Díaz, Jorgito Bontemps (fallecido), Morant, Capurro, el chileno “Huevito” Valencia, el uruguayo Javier “Cebolla” Delgado, el “Caio” Enría y Fuertes, estaban en ese equipo muy sólido y de buen juego.

 

Llegamos al año 2003. Bajo la gestión Darras, en Copa Sudamericana, fuimos eliminados por Boca y un equipo de suplentes. César Carignano, un joven de la cantera sabalera, asomaría como el gran goleador, llegando también a la Selección. Le volvimos a ganar a Unión en nuestra cancha, en el último minuto, con un gol increíble del uruguayo la “Gaviota” Gabriel Migliónico. Aparecen de la mano del “Pacho” Maturana, el gran ex jugador y técnico colombiano, figuras latinoamericanas: el colombiano Giovani Hernández. el venezolano César “Maestrico” González, el ya nombrado “Huevito” Valencia y Mark González, ambos chilenos, Juan Ramón “Loco” Vargas y Juan Cominges, los dos peruanos.

La delantera del “Patón” Bauza como DT, con Franco Cángele, el “Tanque” Germán Denis y Esteban Fuertes, parecía campeona: empezamos muy bien pero terminamos horrible.

2003. 29 de abril. Fue un día muy triste: el Estadio sabalero es fotografiado, inundado. Al poco tiempo, se reinaugura el nuevo estadio. El 9 de enero de 2004, murió mi papá. Lo vio subcampeón a Colón y en la Libertadores. Algo increíble y soñado por ambos. 2005. 5 de mayo, Centenario de Colón. Horacio Guarany, el gran músico folklorista, reúne a la familia sabalera, que festeja como nunca. En ese estadio, algunos años más tarde, Diego Maradona se pondría también la camiseta de Colón en un partido amistoso.

Entre 2004 a 2006, pasan grandes técnicos como Pizzi-Del Solar,  Toresani,  Ricardo Gareca, “Tata” Martino y Bauza (2 veces, 2002-2003 y 2005-2006). Maturana reclamaba “sentido de pertenencia”, criticando la poca predisposición de los jugadores de Colón por trepar a la gloria. En el Apertura de 2004, le ganamos a Boca con un gol del “Sungui” Ismael Blanco en los últimos minutos. Recuerdo el 5 a 1 a Talleres de Córdoba, como locales.  Con el Colón de Gareca, jugaba Cabrol (ex ídolo de Unión), junto al gran goleador Claudio Graf y Darío Gigena (también ex unionista). En el Apertura del 2005, le ganamos a Boca en la Bombonera 1 a 0, con gol de Moreno y Fabianesi.

Después de años de aburgueamiento, en 2007, estuvimos al borde del descenso, con Leonardo Astrada y Hernán Díaz (hincha del club y ex jugador), como dupla técnica. Es recordable, en el Apertura, luego de salvarse de la expulsión, el gol del colombiano “Totono” Grisales a Boca en el último minuto. Nos salvamos en Córdoba, tras ganarle 3 a 1 a Belgrano. En el Clausura, le habíamos ganado 2 a 1 sobre Boca, con un gol de Rubén “Tito” Ramírez.

Empieza la fatídica gestión Lerche. Blázquez, Garnier, Juan Carlos Falcón, Esteban González, Diego Armando Barrado, Grisales, Ramírez, Cardetti, los regresados Enría, Sand, Carignano, son algunos de los jugadores de aquel Colón de buena campaña al final. 

2008-2009, con el “Turco” Mohamed como DT y tras el debut con el triunfo sobre Independiente, como visitante, con gol de Diego Chitzoff, le ganamos a Racing y lo condenamos a la Promoción con gol del “Pirulo” Rivarola en tiempo de descuento.

En ese agosto de 2009, volví a la cancha de Colón, tras 12 años de ausencia: 0 a 0 con Racing. Con Boca, perdimos 3 a 1 en la última fecha y no pudimos clasificar a la Copa Sudamericana. El mendocino Diego Pozo, el paraguayo Salustiano Candia, el “Chino” Garcé, Marcelo Goux, Ismael Quilez, Chitzoff, Rivarola, Capurro, Sebastián Prediger, el juvenil Bertoglio, el “Pony” Oyola, Lucas Acosta, Federico Nieto, Fuertes (volvió al equipo tras Francia y campeonar en River) y un puntero extraordinario, Juan Manuel Lucero, entre otros.

2010 fue una nueva resurrección. Gracias a la gran campaña, logramos una segunda clasificación a la Libertadores. Con el “Chacho” Coudet, Bertoglio y Fuertes, como abanderados, fuimos eliminados por la UC de Chile en el Estadio Apoquindo de Santiago.

Luego, Mohamed traería a Colón, al héroe de Apoquindo, el rosarino “Kitu” Díaz, Federico Higuain y Joaquín Larrivey, ex Huracán. Formarían un gran equipo, que luego conduciría Fernando Gamboa.

2011-2012. Jugamos la Sudamericana nuevamente, con la dirección técnica de Roberto Sensini, le ganamos a Racing (incluso en Avellaneda) pero en Paraguay perdimos contra Cerro Porteño. En el torneo local, le ganamos a San Lorenzo 2 a 1 de visitante y a Vélez 4 a 2. Con Mario Sciacqua sentado en el banco, Colón tuvo una gran labor pero perdió con Unión en setiembre de 2011. La última vez que ganamos a Unión en nuestra cancha: 2 a 0. e destacaban los juveniles Lucas Mugni, Gabriel Graciani y Facundo Curuchet, pero también el “Torero” Iván Moreno y Fabianesi, el “Polaco” Bastía, el “Puma” Gigliotti y el gran delantero uruguayo Javier Chevantón. En ese 2012, estuvimos con mi novia rusa, 3 a 0 a Independiente bajo la lluvia en marzo de 2012, un 1 a 0 sobre el Lanús de los Barros Schelotto en agosto del mismo año y un magro 0 a 0 con Boca, al final de ese año.

Jugamos la Copa Argentina, por aquellos años, sin pena ni gloria, pero con muchos chicos de la cantera (Conti, Jourdan, Marcos Fernández, Villarruel, Pandiani, Comachi, el tandilense Callejo), salimos campeones nacionales en Reserva 2013. Un gran proyecto de inferiores, con Ricardo Johansen como DT,  “Cococho” Alvarez como reclutador y el gran Rubén Rossi como coordinador, más un hotel de campo, como pensión de los chicos, empezaba a rendir frutos, bajo una gestión como la de Lerche, que a la postre, sería muy discutida.

Colón pasó a ser estadísticamente, el sexto equipo argentino en el mundo. A la Selección Argentina, llegaban Diego Pozo, Ariel Garcé -que jugarían el Mundial de Sudáfrica en 2010- como lo habían hecho antes César Carignano y Cristian Castillo.

En 2013, mandamos al descenso a Banfield. Ese hecho, una especie de venganza por 1993 fue una mala señal, como pasó en 1980 cuando enviamos a la B a Quilmes. También perdimos con un Unión descendido en la última fecha, sin público. Otra mala señal, al igual que la despedida del propio Esteban Fuertes, ultragoleador histórico del club, superando a Di Meola.

Lo vi con Veléz en Santa Fe y con NOB en Rosario, ambos partidos ganados 2 a 1.

La caída empezaría con un partido con Rafaela en el segundo semestre de 2013. En un confuso episodio, Colón perdería los puntos, sin jugar el partido. Sebastián Prediger, Rubén Ramírez e Iván Moreno y Fabianesi, sindicados como los responsables de la pésima situación, se van de Colón. La gestión Lerche -apadrinado por un Grondona que moriría unos meses más tarde-, terminaba en medio del caos.

El 2014, promediaría con el temido descenso con Diego Osella como DT y siendo punteros buena parte del torneo. La presidencia del club quedaba en manos de dos históricos: Eduardo Vega y Víctor Godano.

Con mi novia, lo vimos perder con Lanús, 1 a 0. Ismael Quilez, Germán Conti, Gabriel Graciani, Marcelo César Meli, Gerónimo Poblete, Lucas Mugni, Lucas Alario y Carlos Martín Luque, eran algunos de los chicos de aquella gran campaña que no merecían irse al descenso.

Sin embargo, a fines de ese penoso año, con Reinaldo “Mostaza” Merlo (ex campeón con Racing 2001), como técnico y de la mano del “Mago” David Ramírez, logramos ascender junto con Unión.

2015, nos volvimos a salvar del descenso en la A y con Darío Franco como DT, casi llegamos a la Sudamericana. En el Repechaje, goleamos a Tigre 4 a 1 y perdimos con Belgrano de Córdoba.

El 2016, Colón hizo un buen papel, siempre con Darío Franco. Un equipo veterano con los ex campeones de Boca, Pablo Ledesma y Clemente Rodríguez, pero sobre todo, un magnífico y talentoso Alan Ruiz, le ganamos  4 a 1 a River Plate en Santa Fe.  José Néstor Vignatti vuelve al club, como Presidente. Tuvimos la desgracia de perder 3 a 0 con Unión en nuestra cancha.

2017 y 2018 con Eduardo Domínguez, el yerno de Carlos Bianchi, como DT, Colón clasifica a la Sudamericana que juega este año. Le volvimos a ganar a Unión como visitantes, en febrero de 2017.

Las ventas de Alario -vía River- al Bayern Leverkusen de Alemania y de Conti al Benfica de Portugal, le dieron otro posicionamiento económico e institucional al club. Antes, Mugni, Luque y Poblete, habían sido vendidos a clubes brasileños y franceses.

Volvimos en marzo de este año, tras cinco años de ausencia, contra Huracán, 0 a 0.

Clasificamos a otra Copa internacional, otra Sudamericana, el lunes 14 de mayo. El “inoxidable” Adrián “Polaco” Bastía se lució en mitad de cancha como si fuera el mismo joven que salió campeón en el Racing de 2001 y el cordobés Javier Correa amenaza ser el nuevo “Bichi” Fuertes.

No hay que olvidar que Correa empezó a darnos satisfacciones ya en febrero de este año, en la misma Venezuela.

Estos 20 años nos dieron todo a los hinchas “sabaleros” de alma: satisfacciones, grandes alegrías, fracasos, drama, descenso, cumbres, aventuras, crisis, orgullo, todo, con una gran vertiginosidad. Esta noche, vamos a Brasil para disfrutar cada minuto y escribir así, otra página de gloria. Ojalá mi padre y mi abuelo lo vieran desde donde puedan.

Acerca de Marcelo Montes

Doctor y Magister en Relaciones Internacionales. Politólogo. Profesor universitario, área Política Internacional. Analista de la política exterior de la Federación Rusa. Investigador. Columnista de medios de comunicación escrita, radial y televisiva. http://consultoriayanalisisrrii.blogspot.com.ar/ https://twitter.com/marceloomontes
Marcar como favorito enlace permanente.

19 comentarios

Deja un comentario