LA ELEGANCIA VIRIL AL MAXIMO: ROGER MOORE

Falleció hoy, martes 23 de mayo, víctima de un breve cáncer, a los 89 años en Suiza, país en el que residía, aunque será enterrado en Mónaco, la misma que lo vio filmar muchos de los capítulos de sus series. Para la mayoría de mi generación, este actor británico que se aprestaba a festejar con todo, sus 90 años, es sinónimo de prestancia, sobriedad, delicadeza, sin resignar un centímetro de masculinidad. En tiempos postmodernos, de mucha confusión acerca de lo que es la naturaleza viril, estos atributos de los personajes de Roger Moore, pocos, pero sumamente recordables, merecen ser valorados.

He aquí fragmentos de sus tres papeles protagónicos más célebres: “El Santo”, donde personificaba a Simon Templar, una especie de “Robin Hood” moderno pero con métodos algo heterodoxos; “Dos tipos audaces”, en el rol de Lord Brett Sinclair, una aristócrata playboy británico, cuyo estilo formal contrastaba con el demasiado vulgar y chabacano del “nuevo rico” americano, su amigo y compañero de proezas, Danny Wilde, representado por Tony Curtis (fallecido en 2010) y, “James Bond, 007”, el espía del MI5, el servicio de inteligencia del Reino Unido.

El humor pero sutil, omnipresente. Por eso, Roger Moore nos agradecería seguramente, ser recordado así. Con una mueca de sonrisa.

Acerca de Marcelo Montes

Doctor y Magister en Relaciones Internacionales. Politólogo. Profesor universitario, área Política Internacional. Analista de la política exterior de la Federación Rusa. Investigador. Columnista de medios de comunicación escrita, radial y televisiva.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario