EN AQUEL CASTILLO SUECO

Allí empezó la historia. En aquel castillo medieval de Borgholm abandonado tras un incendio de 1806 y situado en la isla sueca de Oland, en las costas del Mar Báltico. Allí empezó a escribirse en letra de molde, globalmente, el éxito musical de la segunda banda sueca más famosa, tras ABBA, Roxette, formada como dueto, por la maravillosa voz de Mare Fredriksson y la guitarra de Per Gessle.

En Borgholm, tras un par de videos filmados en tiempos del suceso de MTV, la dupla que había nacido en 1986, pudo ganar fama mundial, sobre todo al alcanzar los principales charts norteamericanos y británicos, a fines de lo ochenta y comienzos de los noventa.

El recuerdo de aquella música pegadiza, con baladas inolvidables, que marcaron años hermosos de mi vida, como el trienio 1990-1993, pero también de toda la generación X, se torna inevitable ahora, al saber que ya no podremos contar más con la presencia física en un escenario de la cantante principal, fallecida tras una larga enfemedad, la semana pasada. La misma que se animó a cantar descalza en Borgholm.

Claramente, “las cosas ya nunca más serán lo mismo”.


Acerca de Marcelo Montes

Doctor y Magister en Relaciones Internacionales. Politólogo. Profesor universitario, área Política Internacional. Analista de la política exterior de la Federación Rusa. Investigador. Columnista de medios de comunicación escrita, radial y televisiva. http://consultoriayanalisisrrii.blogspot.com.ar/ https://twitter.com/marceloomontes
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario